Cacao y café, un potencial turístico en el Occidente de Honduras

Productores y productoras de la ruta ecoturística participando en taller de introducción al turismo.

 

El diseño de una ruta ecoturística que involucra fincas productoras de café y cacao, así como microempresas, es una de las iniciativas que se integran en el proyecto “Mejora de la calidad de vida de las familias productoras de cacao y café en el occidente de Honduras”, implementado por la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola junto con la Cooperativa Cafetalera “Fraternidad Ecológica Limitada” – CAFEL con fondos de la cooperación española (AECID).

La ruta pretende aprovechar el potencial de Copán como uno de los destinos turísticos más destacados en Honduras, por sus diferentes atractivos naturales, arqueológicos y por su diversidad cultural. En la oferta ecoturista se incluye el establecimiento de campus formativos sobre café y cacao para profesionales del sector y turistas amantes de este tipo de experiencias. Asimismo, se han considerado algunas fincas productivas para ofrecer espacios de aventura, meditación, relajación, descanso y gastronomía local.

Diversificación con un enfoque de liderazgo

Con esta ruta se persigue diversificar los ingresos económicos de las familias productoras, así como el entretenimiento de los turistas locales e internacionales, dando a conocer el sector productivo y sus buenas prácticas agrícolas. Al inicio de este proyecto se identificaron 20 participantes con potencial para lograr los objetivos de la ruta.

En la primera fase de esta iniciativa, se está trabajando la componente formativa a través de un campamento motivacional dirigido a promover el liderazgo y el emprendimiento de familias productoras de café y cacao, así como de personas vinculadas a empresas del sector turístico. Con una metodología basada en el aprendizaje lúdico, más de 60 personas procedentes de 10 municipios de la zona han participado en estos talleres, a través de los que se han abordado cuestiones económicas, sociales, políticas, ambientales y de gestión, entre otras.

La segunda fase se centrará en cuestiones de carácter geográfico (medición de tiempos entre puntos de la ruta,…) y en la evaluación de aquellas fincas con mayor potencial para conectar estratégicamente con emplazamientos turísticos, sobre todo los vinculados a la cultura maya.

Se pretende desarrollar una experiencia turística atractiva a los visitantes que se integre adecuadamente en la rutina diaria de los campos productivos.

Conexión con la cultura maya

En el departamento hondureño de Copán, al norte del país, se encuentran de manera reconocida tres yacimientos del ancestral pueblo maya: el parque arqueológico El Puente, ubicado en el municipio de La Jigua; el parque arqueológico de Rio Amarillo, más conocido como La Castellana y La Canteada, ubicado en el municipio de Santa Rita; y el sitio maya de Copan Ruinas, que representa la mayor expresión de la civilización maya en el territorio hondureño, por lo que fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.