La Fundación ETEA realiza una asistencia técnica pionera al BCIE en materia de evaluación de impacto y medición de la pobreza

La Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola ha sido la entidad seleccionada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para diseñar un mecanismo de seguimiento y evaluación que permita medir el impacto del Programa para la Reducción de la Pobreza y la Exclusión Social (PRPEES) y poder desarrollar herramientas cada vez más eficaces para el desarrollo de Centroamérica.

Para ello, Fundación ETEA y Loyola Behavioral Lab han partido de la premisa de la necesidad de medir la pobreza a través de un enfoque multidimensional que permita evaluar el impacto de este programa en áreas como la educación, la salud, el entorno, el trabajo y la calidad de vida, con un índice adaptado a Centroamérica. El Programa se implantará en todos los países de la región: Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá o República Dominicana.

En el proyecto han participado profesores e investigadores de la Universidad Loyola Andalucía y de la Fundación ETEA como Pablo Brañas (director), María José Vázquez, Diego A. Jorrat, Luis A. Fernández, Lorenzo Estepa y Mª Luisa Rodero. También han colaborado tres alumnos de grado: Juan B. González, Mónica Vasco y Diego González.

Medir el impacto de los programas de desarrollo sobre la pobreza multidimensional, una asignatura pendiente

Son aún pocas las instituciones que han comenzado a evaluar el impacto de sus programas de reducción de la pobreza y menos todavía las que utilizan para ello índices de pobreza multidimensional, logrando así que se realicen programas y políticas en las que se pueda medir su resultado y efecto sobre la pobreza. Así, con la asistencia técnica de Fundación ETEA y Loyola Behavioral Lab, el BCIE se suma a iniciativas pioneras que han comenzado a desarrollar entidades como el Banco Mundial, BID o JPAL.

A este planteamiento en la asistencia técnica se suma la evaluación del impacto utilizando metodologías experimentales, mediante la creación de grupos de control y tratamiento, para aislar el efecto real que tiene el programa. Se tomarán, por tanto, las medidas antes y después del PRPEES en dos muestras de la población: una que participe en el programa y otra que no forme parte de esta iniciativa (gemelo). Esto permitirá poder evaluar los ámbitos concretos en los que el PRPEES haya impactado efectivamente en la pobreza y las posibles mejoras necesarias.

La influencia del PRPEES en las personas, el ‘toque Loyola’

A las dimensiones tradicionales para medir la pobreza multidimensional se le han añadido medidas adicionales relacionadas con el comportamiento y las habilidades de la población (como expectativas de logro, la propensión al riesgo, la paciencia, la cooperación o las habilidades lógico-matemáticas), consiguiendo así que se pueda ver el efecto del programa también en características de las personas que pueden ser predictivas de aspectos como el éxito académico o la capacidad emprendedora, entre otras.