El Programa Mundial de Alimentos se asocia con la Fundación ETEA para implementar su plan de asistencia alimentaria en el occidente de Honduras

El equipo del PMA y la Fundación ETEA durante la entrega de alimentos

 

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), la mayor organización humanitaria en la actualidad, ha firmado un acuerdo marco de cooperación con la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola para implementar su plan de asistencia en seis municipios de los departamentos de Copán (Cucuyagua y La Unión) y Ocotepeque (La Labor, Lucerna, Encarnación y Belén Gualcho). La operación en conjunto tiene prevista un alcance total de 2.600 familias beneficiadas.

Esta estrategia de emergencia del PMA tiene como objetivo el apoyo a la rehabilitación de los medios de subsistencia y de la seguridad alimentaria y nutricional de las familias más vulnerables en comunidades afectadas por la crisis de la sequía y la Covid-19, situación que se ha visto recientemente agravada por el paso de los huracanes Eta e Iota, provocando que miles de personas en Honduras se encuentren en situación de inseguridad alimentaria grave e incluso sin hogar.

Las familias beneficiadas -considerando 5 miembros por familia- reciben raciones de alimentos para 30 días durante 3 meses, con el fin de atender sus necesidades alimentarias básicas, incluidos alimentos nutritivos especializados.

La Fundación ETEA coordina con la Comisión Permanente de Contingencias Honduras (COPECO), autoridades locales y líderes comunitarios para la implementación de las actividades en los municipios antes mencionados.

El papel de la Fundación ETEA

En esta intervención, la institución de la Compañía de Jesús tiene como rol la gestión de la asistencia alimentaria dirigida al grupo meta, que son las comunidades y familias en situación de vulnerabilidad alimentaria y nutricional.

Entre algunas de sus principales responsabilidades se encuentran: la reactivación y capacitación de los Comités Municipales (CODEMs) y Locales (CODELs), brindando asistencia técnica y apoyo en la formación de los mismos para la adecuada selección y validación de comunidades y beneficiarios en cada municipio; facilitar que los CODEMs y CODELs realicen el proceso de selección de comunidades y beneficiarios utilizando metodologías participativas, cumpliendo con los criterios de vulnerabilidad establecidos; brindar capacitación técnica a los beneficiarios en diferentes temas como agua y saneamiento, higiene, salud, nutrición y protocolos de bioseguridad decretados por el Gobierno; y apoyar a los CODEMs en la entrega de la asistencia con los proveedores de PMA.