Con sonrisas que traspasan las mascarillas, nos sumamos al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

María Carmen Rodríguez, beneficiaria del fondo rotario, en plena actividad de su negocio de pupusas

 

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hoy 25 de noviembre de 2020, desde la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola queremos poner en valor la resiliencia que muestran todas aquellas mujeres víctimas de violencias de género.

A través del proyecto “Atención y prevención de violencia de género, trata y explotación sexual comercial en Santa Rosa de Copán”, implementado por la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola y la Fundación Casa Hogar Santa Rosa con fondos de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, se ha brindado desde el año 2019 apoyo económico a mujeres sobrevivientes de violencias de género en este municipio hondureño. Uno de los elementos que forman parte de esta intervención ha sido la puesta en marcha de un fondo rotatorio dirigido al apoyo de iniciativas económicas de mujeres que luchan por salir adelante.

Sin embargo, los efectos de la pandemia provocaron una crisis económica en las mujeres, principalmente en las jefas de hogares, en quienes contaban con alguna iniciativa ligada a instituciones que fueron cerradas por tiempo prolongado o en aquellas que se dedicaban a actividades económicas sujetas a servicios que hoy se brindan desde casa, como la venta de comida en instituciones educativas. “La crisis generada por el COVID-19 impulsó muchos cambios, nos obligó a replantear metodologías de intervención en terreno, a cambiar las dinámicas de actuación, de contacto con las personas y también evidenció la responsabilidad que enfrentan las mujeres en el desarrollo económico de los pueblos”, nos cuenta Michela Accerenzi, Coordinadora Regional de la Fundación ETEA en Centroamérica.

El comité gestor del fondo rotatorio, a raíz de esta nueva coyuntura, tuvo que replantear la identificación de beneficiarias y así, en agosto del presente año, se realizaron un total de 21 préstamos -equivalente al 73% del fondo total para esta actividad – para apoyar diferentes iniciativas, muchas de ellas creadas durante la pandemia.

María Carmen Rodríguez es una de estas mujeres emprendedoras. Al inicio de la crisis sanitaria se vio obligada a cambiar de local para la venta de las pupusas (una especie de tortilla a base de harina de maíz). “Había buscado otras opciones de préstamo, pero estas me obligaban a pagar el doble de la cantidad solicitada a los seis meses”, declara María Carmen. El acceso al fondo rotatorio no solo le permitió adquirir los materiales para su negocio, sino también aumentar la variedad de sus productos. María Carmen sonríe y expresa satisfacción consigo misma:Como mujer me siento útil, me encanta servir y eso me hace sentir feliz cada vez que hago lo que hago. Como mujer me siento capaz de que una puede lograr lo que se propone”. Y es que las sonrisas traspasan las mascarillas cuando, además de vencer a la violencia, se alcanza la libertad.

Como el caso de María Carmen, muchas otras mujeres en todo el municipio de Santa Rosa de Copán han tenido la iniciativa de crear su propio negocio a través del fondo rotatorio: comidas caseras, panadería, muebles, adornos frutales, ventas de productos básicos, mercadería, costura, cosméticos, calzado, productos lácteos, lavandería. Son actividades que han prosperado y que hoy generan ingresos a un total de 30 familias.

Compartiendo un mensaje por y para las mujeres

Desde la Fundación Casa Hogar Santa Rosa de Copán, además, se ha querido contribuir con la producción de este montaje audiovisual para rendir homenaje al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.