Siete estudiantes de Loyola comienzan las prácticas internacionales de cooperación al desarrollo 2018-2019

Festival nacional del cacao. Honduras

 

Se ponen en marcha las prácticas internacionales de cooperación que la Fundación ETEA-Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola Andalucía ha concedido este año, en colaboración con el Servicio de Carreras Profesionales de la universidad.

Tras la convocatoria realizada el pasado mes de mayo, el Programa de Prácticas Internacionales de Cooperación 2018-2019 ha cubierto las 7 plazas ofertadas al alumnado de Loyola para trabajar con organizaciones internacionales y en proyectos de cooperación durante los meses de julio y agosto.

A mediados de junio se convocó al alumnado seleccionado a una reunión formativa en la que se explicaron algunos conceptos relativos a la labor de la Fundación ETEA y su visión del desarrollo, y se aclararon cuestiones prácticas y de logística esenciales para afrontar la estancia en los países de destino: Honduras, Georgia y Marruecos.

Prácticas en Honduras, Georgia y Marruecos

Cuatro alumnas participarán respectivamente en los proyectos que la Fundación implementa en Honduras. El primero de ellos centra su actividad en la producción y comercialización de un café orgánico de alta calidad a través de una sociedad consolidada, la Cooperativa Cafetalera La Labor Ocotepeque Limitada (COCAFELOL).

El segundo proyecto se encarga de certificar y proteger el café de alta calidad en la región de Denominación de Origen Marcala mediante el apoyo a la Asociación Denominación de Origen Café Marcala (ADOPCAM).

Otra de las prácticas se realizará en el municipio de Santa Rosa de Copán, en la Fundación Casa Hogar, el único albergue para mujeres víctimas de violencia de género en el Occidente de Honduras que da refugio y asistencia a mujeres, adolescentes y sus niños/as.

En la misma región se encuentra en el Centro de la Mujer Copaneca, último destino de prácticas en el país hondureño. La Oficina Municipal de la Mujer da apoyo en caso de conflictos durante separaciones, ayuda a víctimas de violencia de género en temas de emprendedurismo y coordina actividades con el resto de instituciones que dan atención a las mujeres.

Por otro lado, dos alumnos viajarán a Tbilisi, Georgia, para trabajar con la ONG internacional Care Caucasus, cuyo objetivo es garantizar la integración social y económica de las personas afectadas por los conflictos a través de una mejora en sus medios de subsistencia.

Finalmente, un alumno colaborará con la ONGD Medicus Mundi Sur en su labor de acompañamiento a las comunidades de Tánger a través de proyectos para mejorar su salud y erradicar la pobreza.