La desigualdad, duro adversario en la lucha contra la pobreza

Momento de la ponencia de José María Vera

El campus de Sevilla de la Universidad Loyola Andalucía acogió el pasado martes 18 de junio la octava sesión del Seminario Abierto y Permanente de la Comisión de Desarrollo. Para esta ocasión, el encuentro ha contado con la presencia de José María “Chema” Vera, director general de Oxfam Intermón.

Bajo el título “Desarrollo con solidaridad e igualdad”, la ponencia ha abordado la desigualdad como el principal obstáculo para erradicar la pobreza y ha definido cuáles son algunos de los problemas globales y cómo se está actuando al respecto desde Oxfam.

“La desigualdad se ha convertido en un paraguas para nuestra intervención”, comentaba Chema, al tiempo que explicaba que “existen unas desigualdades razonables que dan pie a la creatividad, la innovación, la sociabilidad… que se enfrentan a otras que impiden la construcción de un espacio seguro para toda la humanidad”.

Combatir la desigualdad en todas sus dimensiones

En este sentido, Vera hacía referencia a la teoría de la investigadora Kate Raworth, un modelo económico que persigue el equilibrio entre cubrir las necesidades vitales básicas del individuo y las necesidades del planeta. Integrar este elemento de equidad exige un cambio de paradigma en las organizaciones, que deberán encontrar la manera de establecer unos límites para frenar el acaparamiento de poder, riqueza e influencia que está provocando que una gran parte de la población mundial viva en la pobreza. “Esta situación nos da a entender que hay que centrarse en los que acaparan poder, y eso es lo más difícil. Llevar a cabo el círculo de los límites implica disminuir el crecimiento económico de manera voluntaria, y eso es una utopía”, añade el director de Oxfam Intermón.

Además, no solo la desigualdad frena las acciones para reducir la pobreza, sino que la propia capacidad que el sistema tiene para combatirla ha disminuido. En los países en los que existen desigualdades y con un sistema inestable, surge un clima de violencia que perpetúa la falta de oportunidades; ralentiza el crecimiento; fractura la democracia, porque concentra el poder; impide la redistribución de la riqueza, y agrava la insostenibilidad.

Por todo ello, tal y como afirmaba Vera, Oxfam Intermón ha centrado su actividad en acabar con las desigualdades, en todas sus dimensiones, desde el trabajo con entidades fiscales para garantizar justicia de género e igualdad económica, hasta el apoyo al activismo juvenil como forma de empoderamiento de la ciudadanía en la lucha contra las élites que sustraen poder, riquezas y privilegios en detrimento de la política pública. “Hay una erosión global de la fiscalidad, las empresas y las personas, por eso nuestra función es desequilibrar privilegios, y para ello es muy importante que haya energía social. Un estado fuerte necesita una ciudadanía fuerte”, concluye José María.

Generar igualdad de oportunidades a productores y productoras de café

Tras la ponencia, la profesora Mª Carmen López presentó proyecto que están llevando a cabo el Departamento de Economía y la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola Andalucía con fondos del Cabildo Catedral de Córdoba. Esta iniciativa persigue empoderar económicamente a productores y productoras de café en Honduras a través de la creación de tres fondos rotatorios destinados a cooperativas cafetaleras.

Utilizando las figuras financieras del factoring y el confirming, la cooperativa actuaría como un canalizador de la venta de productos y como mediadora en los pagos que los productores y las productoras efectúan a los proveedores, garantizando así mejoras en los precios, las condiciones de pago, y en la calidad de la producción y de las explotaciones.