El trabajo en Desarrollo en la Universidad Loyola Andalucía: contribuyendo a la misión desde la investigación

Foto del grupo de asistentes a las I Jornadas de Desarrollo.

 

Los días 15 y 16 de mayo, en la casa de Ejercicios Espirituales “La Inmaculada”, en el Puerto de Santa María, se celebraron las I Jornadas de reflexión sobre las intervenciones de desarrollo que está realizando la Universidad Loyola Andalucía.

Estas jornadas han sido organizadas por el Vicerrectorado de Investigación, la Comisión de Desarrollo y la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola. Asistieron 54 personas con una significativa representación de todos los Departamentos e Institutos de la Universidad.

Los objetivos de las jornadas han sido reflexionar sobre las intervenciones que en el ámbito del desarrollo realiza la universidad Loyola, intentando identificar características comunes; analizar el alineamiento de nuestras intervenciones con los documentos de la Compañía de Jesús y de la Doctrina Social de la Iglesia; y, finalmente, y a la luz de los últimos documentos estratégicos de la Compañía a nivel universal y de la provincia de España, revisar lo que se está haciendo en materia de desarrollo y orientar los pasos hacia el futuro.

Han sido dos intensos días en los que también se ha dado a conocer una buena muestra de los proyectos en desarrollo que se están llevando por distintos grupos de investigación de la Universidad, compartiendo multitud de opiniones sobre la situación actual y el futuro de la investigación en torno al desarrollo. Los proyectos fueron presentados por los profesores e investigadores que los coordinan.

Estas jornadas han reflejado claramente cuáles son los puntos clave del trabajo en desarrollo en la universidad y cómo se están dirigiendo esfuerzos y acciones que permiten poner la investigación al servicio del desarrollo.

Vigencia del pensamiento ignaciano

Las jornadas también contaron con la presencia de Ildefonso Camacho SJ, Guillermo Rodríguez SJ y José Juan Romero SJ, que definieron en profundidad la esencia del pensamiento ignaciano y cómo este sigue vinculado al desarrollo, ya sea caminando junto a los pobres, acompañando a los jóvenes en la creación de un futuro mejor, o mediante el cuidado de la ‘Casa Común’, la Tierra; todo ello para que las universidades jesuitas siempre constituyan una fuerza de renovación que revierta sobre las generaciones futuras. También han intervenido Francisco Amador, Pedro Caldentey, Vicente González y José Manuel Martín.

Estas jornadas han permitido la apertura de nuevas ventanas de oportunidades para la colaboración interdepartamental, la mejora en la comunicación interna y externa, la creación de nuevos proyectos o, incluso, la realización de unas nuevas jornadas de mayor duración, con mejoras incorporadas y que cuenten con la presencia del alumnado. Así lo expresaba José Manuel Martín, director ejecutivo de la Fundación ETEA: “Estas jornadas han sido posibles porque la Universidad Loyola ha hecho del desarrollo un pilar fundamental. Nos queda mucho, pero también es mucho lo que la Compañía de Jesús, a través de la universidad, puede seguir aportando al desarrollo.”