Una apuesta global por la Coherencia de Políticas para el Desarrollo. Sí, pero… ¿qué políticas? (VI Premio José Luis Sampedro)

  • Autores:
    Antonio Sianes Castaño, Mª Luz Ortega Carpio
    Publicación:
    Revista de Economía Mundial, núm. 36, enero-abril, 2014, pp. 121-152
    Año: 2014

Resumen

En los últimos años, especialmente a raíz del profundo cuestionamiento que ha sufrido la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) acerca de su eficacia en la lucha contra la pobreza, han emergido toda una serie de nuevos conceptos e instrumentos en el sistema de Ayuda al desarrollo. Entre estos, uno de los que está cobrando mayor relevancia tanto a nivel institucional como académico es el de Coherencia de Políticas para el Desarrollo (CPD).

Parece cada vez más asumido por la comunidad internacional que un enfoque global de políticas con orientación hacia el desarrollo tiene un efecto multiplicador  mucho mayor en la promoción del desarrollo que los enfoques basados en la transmisión de fondos vía AOD. Sin embargo, a día de hoy aún no existe un consenso  doctrinal sobre el sentido y alcance de la CPD, cuántas son sus componentes sectoriales y cuáles los mecanismos más aptos para facilitar su promoción.

Estas divergencias pueden llevar a que, cuando se plantee una agenda global de promoción del desarrollo a través de la CPD, los diferentes países implicados defiendan posturas contradictorias, generando una situación de indeterminación similar a la vivida durante la década de los 90 del siglo pasado, dejando en suspenso una vez más la necesaria renovación de la arquitectura de la ayuda.

El presente artículo muestra esta disparidad conceptual a nivel teórico, con el fin último de explorar en profundidad los diferentes enfoques sectoriales de CPD que están llevando a cabo los países donantes.

Para ello se realiza un análisis clúster que permite caracterizar las diferentes estrategias sectoriales seguidas en el ámbito de la CPD, identificando qué países  donantes pertenecen a cada uno de estos grupos.

El resultado obtenido permite ver cómo, más allá de existir un único enfoque de CPD, coexisten visiones muy diferenciadas (e incluso antagónicas) de promoción del desarrollo a través de una mayor coherencia de las políticas públicas en general.

Esto viene a corroborar el peligro latente de seguir tratando la CPD como un concepto monolítico, e invita a seguir investigando sobre el mismo tanto a nivel conceptual como a nivel analítico.

Ver documento